Terapias alternativas y otras

La osteopatía es considerada una terapia alternativa basada en la visión holística del paciente. En muchos casos puede ser compatible con otras terapias, y puede mejorar así la sintomatología del paciente. Por ejemplo:

  • Acupuntura: a través de las agujas, la acupuntura trata una gran variedad de afecciones y patologías, ayudando a regular nuestro organismo.
  • Fisioterapia: ésta compagina la terapia manual con la electroterapia. En procesos agudos o en ciertos tipos de lesiones, puede ser muy recomendada y útil.
  • Homeopatía: es una medicina natural, alternativa a la farmacológica tradicional, siendo nada agresiva para nuestro organismo.
  • Reflexología: esta terapia se basa en trabajar los pies, donde se refleja todo nuestro cuerpo, y así, a través de éste, tratar cualquier afección o molestia.
  • Psicología: en ocasiones, hay problemas emocionales que se manifiestan en dolencias físicas, y por eso, en algunos casos, podemos recurrir a un psicólogo para que nos ayude, si fuera necesario, con este campo.
  • Nutrición: la alimentación es básica y fundamental en nuestro organismo. Muchas veces, ésta puede ser la causa o influencia de algunas de nuestras dolencias. Por eso, puede ser complementaria con la osteopatía y ayudarnos en algunos problemas de nuestra salud.

En cambio, hay otras terapias, que personalmente considero  que no son compatibles con la osteopatía, por eso es mejor no solaparlas. La quiropraxia es una de ellas. Esta terapia se basa en el tratamiento manipulativo, principalmente de la columna. Por eso es mejor que se escoja entre una u otra y realizarlas en etapas diferentes si fuera necesario, o si la escogida no resultara efectiva.

Lo más importante es que, sea cual sea la terapia escogida, se haga en manos de un buen profesional, evitando así, el intrusismo que tenemos en muchas de estas profesiones.