Técnicas

La osteopatía, basada en la terapia manual, tiene una gran “caja de herramientas” llena de diferentes técnicas, tanto de exploración como de tratamiento, donde, dependiendo de cada paciente y de su problemática, escogemos unas u otras, adaptándonos siempre a éste y a su sintomatología y diagnóstico.

Existen diferentes tipos de técnicas, unas más “directas” como llamamos nosotros, y otras más suaves, pero igual de efectivas dependiendo de cada caso.

Podemos dividir estas técnicas en:

Técnicas articulatorias o de manipulación
Que van enfocadas a tratar directamente la articulación en disfunción.

Técnicas de tejido blando
Donde incluimos a los músculos, ligamentos…

Técnicas viscerales
Específicas para las disfunciones de esta región, incluyendo las vísceras en sí, sus ligamentos, movilidad…

Técnicas craneales
Indicadas para problemas en esta esfera, como otitis, bruxismo, cefaleas… pero también utilizadas para reequilibrar al paciente en su globalidad, problemas de estrés, alteraciones con el sueño…
Este tipo de técnicas son las más utilizadas en los bebés y niños, ya que engloban al paciente y no son nada agresivas.

Pero al final, cada paciente deberá ser tratado de forma holística, y no utilizando técnicas de forma aislada, sino en su globalidad.